miércoles, 20 de enero de 2016

Power eggs!



Esto en realidad son huevos escalfados sobre salsa picante de tomate y pimiento, con patatas al horno, aderezados con vinagre de Módena, aguacate a la pimienta, y virutas de espinacas. Los hemos llamado así mi amiga Lucha y yo. 

Ingredientes (para 2 personas):

Patatas:
6 patatas medianas
2 cucharadas soperas de mantequilla
2 cucharadas soperas de aceite de oliva
4 ajos
Romero
Pimienta negra en grano
Ajo granulado
Sal gorda de hierbas provenzales

Salsa:
1 tomate maduro
Medio pimiento rojo
1 ajo
media cebolla
aceite de oliva virgen extra
Pimienta negra en grano 
Pimienta blanca
Pimienta roja
Una guindilla
Albahaca
Orégano
Sal gris 

3 láminas de tempé ecológico macerado en tamari
Pimentón dulce

Medio aguacate
Espinacas frescas
Vinagre de módena

Dos huevos ecológicos.



Elaboración:

Precalentar el horno a máxima temperatura unos 15 minutos.
Mientras, vamos pelando y cortando las patatas en cuadrados de 1,5 cm aproximadamente.

En un cazo, derretir la mantequilla junto con el aceite, sin que hierva. Remover e incorporar las especias.
Añadir un par de cucharadas del aliño al fondo de una fuente grande.
Aplastar los ajos con el cuchillo para quebrarlos, y distribuirlos en la fuente, restregándolos un poco. 
Incorporar las patatas y el aliño, y mezclar con las manos para que se impregnen. Colocarlas para que cubran toda la superficie.
Hornear a 180º durante unos 20 minutos, y cuando están doradas, con un cucharón, removerlas para que se doren por todas partes. Dejarlas otro rato (no lo sé exactamente, las voy mirando) hasta que estén hechas. 

Mientras están las patatas en el horno, freír un ajo quebrado y una guindilla en aceite de oliva, incorporar la cebolla muy picada, y remover de vez en cuando a fuego lento. Cuando está transparente la cebolla, incorporar el pimiento también muy picado, y rallar un tomate partido en dos sobre la sartén, de manera que el jugo quede triturado, pero la piel entera, que se irá deshaciendo. 
Remover, añadir pimienta, sal y especias, y cubrir unos 5 minutos. 

Hacer láminas de tempé a la plancha con un poco de pimentón dulce, y cortarlas en daditos de medio centímetro. 

Cortar unas laminitas de aguacate y mezclarlo con aceite de oliva y pimienta. Picar unas pocas hojas de espinacas. 

Incorporar el tempé a la salsa, y remover. Se parecerá un poco al aspecto del chili con carne. Esa era mi intención.
Añadir dos huevos sobre la salsa, agitar un pelín la sartén para que se distribuya la clara, y tapar durante 5 minutos a fuego lento. Apagar el fuego, y añadir un chorrito de vinagre de Módena sobre los huevos. 

Servir las patatas en un plato, y, con un cucharón, poner el huevo con la salsa encima. Sobre el huevo, colocar el aguacate y las espinacas, y un poco más de pimienta negra en grano recién molida. 

Se come mezclándolo como huevos rotos, y tiene mucho sabor. Es reconfortante, y además no tiene casi casi nada de grasa. La mantequilla era necesaria, ...porque la mantequilla siempre es necesaria. 
Disfrutad!






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada